top of page

¿Cómo puedo EVITAR una crisis convulsiva? Mi experiencia, EJERCICIOS Y TÉCNICAS.

Actualizado: 23 jun 2021

Cada vez que me presento con una persona, en lugar o en una clase y estas se enteran que tengo #epilepsia, empieza el cuestionario de preguntas: ¿Qué es una convulsión? ¿Sientes cuando te va a dar una crisis? ¿Tomas tus medicinas? y entre estas, la interrogante más aclamada: “¿Convulsionas muy seguido?” pero cuando reciben una respuesta negativa, su comentario es: “conozco de alguien que tiende a darle muy seguido. ¿Cómo le haces?”


Basándome en esta pregunta, he decido contarles un poco mi experiencia personal, algunas técnicas y ejercicios que me han ayudado en esta travesía.

Llevo muchos, muchos años teniendo epilepsia. Desde los 10 años que presente mi primera convulsión y tengo casi 25 años. Ya han pasado 15 años, toda una vida, ya hasta la considero mi mejor amiga, me parece que tengo algo de experiencia en esto. Así que, les voy a contar todos mis secretillos y espero que les sea de gran ayuda.


Como lo dije anteriormente, tengo epilepsia desde los 10 años de edad, más o menos. Como era una niña, mi madre era la que me ayudaba con todo este tema y me enseño la importancia de tomarme siempre mi medicamento a la hora, todos los días y que nunca se me olvidara. Llegado a la etapa de adolescencia, tendía a estresarme mucho por mis estudios y a trasnocharme. Esto me hacía más propensa a convulsionar, ya que, los principales desencadenantes que pueden causar una crisis es justamente el estrés y la falta de sueño.


Cuando tenía alrededor de 18 años, todos mis amigos empezaron a tomar licor, puesto a que esa edad es normal, pero yo no podía porque obviamente si bebía algo de alcohol esto iba a cortar el efecto de mi anti-convulsivo e iba a precipitar un ataque convulsivo. Pero, como uno es tonto en la adolescencia, un día, en una fiesta de fin de año me dije “yo quiero probar a ver que sabe esto. Necesito saber porque todos lo hacen.” Entonces, bebí y pues, como era de esperarse, tuve una crisis. Porque, obviamente, la ingesta de bebidas alcohólicas es un desencadenante. Y como estas cosas me pasaron muchas más.


He conocido a personas que tienden a convulsionar más que yo (aunque he tenido mis momentos que he convulsionado muy seguido) pero pienso que ha sido gracias a que he aprendido a cómo evitar las convulsiones. ¿A dónde quiero llegar con todo esto? A que nosotros mismo debemos aprender a conocernos, aprender a conocer nuestro cuerpo, aprender a conocer nuestra condición ¡aprender, aprender, aprender! Porque de la experiencia viene el aprendizaje.


COSAS A TENER EN CUENTA:

#1 ¿COMO EVITAR UNA CONVULSIÓN?

Digo y subrayo mil veces si es posibles la palabra “evitar” porque precisamente lo que podemos hacer es eso: ¡evitar, prevenir, evadir! La mayoría de las crisis ocurren de forma espontánea y en el momento menos oportuno.


Para esto debemos conocer cuáles son los desencadenantes que causa una crisis, como los que he nombrado anteriormente pero, primero, debemos conocer nuestro principal desencadenante. Y ojo con esto, porque digo “nuestro” ya que, así como en mi caso es el estrés, para otros pueden ser los destellos luminosos, un sobresalto, una canción, la visión de un patrón visual geométrico, etc. lo tengamos identificado para que cuando llegue el aura, que es el síntoma antes de la convulsión, ya sepamos qué hacer.


Por cierto, estos casos que acabo de nombrar constituyen el grupo de epilepsias reflejas que son raras, pero, existen.


#2 EL TIEMPO DE DIOS ES PERFECTO.

Todo el mundo siente estrés de vez en cuando ¿cierto? ya sea por un problema en el trabajo, los próximos exámenes, compromisos inesperados, la famosa falta de tiempo y un largo etcétera. El problema es que tratar de eliminar el estrés y no lograrlo sólo te hace sentir más estrés.


Cuando tenía alrededor de 21 años, hacia 4 actividades al mismo tiempo y esto me causaba mucho estrés. Afortunadamente, conocí el mundo del yoga y aprendí a canalizarlo de forma eficaz. No estoy diciendo que “Deben a hacer yoga porque eso quita el estrés” ¡No! Estoy diciendo que simplemente hagamos dos cosas: inhalar y exhalar.


Al presentarse una situación de estrés por una de las razones que he nombrado anteriormente, por lo general nuestro cuerpo reacciona con dolor de cabeza, una mala indigestión, inclusive poniéndonos de mal humor. Lo que habitualmente tiendo hacer en estas ocasiones es alejarme de la situación, inhalo, exhalo y dirijo mi mirada a un punto contrario de lo que estaba haciendo e imagino una cosa que me haga feliz y relajarme, ya sea un helado, la playa, una persona especial, etc.


#3 ¡A LA HORA SIEMPRE!

Y creo que este es el punto MAS IMPORTANTE de todos y es que nunca, NUNCA incumplas tu tratamiento ya que, esta es la principal causa para que de origen a un ataque convulsivo.


He conocido varias personas que sus crisis tienden a ser muy periódicas por el abandono de la medicación o el olvido de las tomas. La medicación anti-epiléptica debe tomarse de forma regular y a las horas prescritas ya que el medicamento tiene una vida media en la sangre y debe cubrir las veinticuatro horas del día.


De hecho, mi doctor siempre me recalco que no importaba si me tomaba mi medicamento media hora, 15 o 10 minutos antes de la hora pautada, lo importante era no ingerirlas después de ella.


#4 DUERME LO SUFICIENTE.

La disminución del número de horas de sueños puede favorecer la aparición de crisis epilépticas, sobretodo en casos de Epilepsia Generalizadas Idiopáticas. No en vano, la privación de sueño se suele utilizar como mecanismo para aumentar la rentabilidad de los registros EEG (electroencefalografía).


Se debe tener en cuenta que estas pueden ocurrir tras una noche sin dormir o después de un periodo prolongado sin dormir bien.

Lo aconsejable es dormir entre 7 a 10 horas según la edad. Habitualmente no me duermo más allá de las 10pm para así poder despertar a las 6am y empezar mis actividades. Si se me retrasa la hora de acostarme igualmente se retrasa la hora de levantarme. Por lo general cuando esto sucede trato de no tener un día agitado, ni el día anterior ni al siguiente.


Las personas con trabajo nocturno continuado, deben acomodar el sueño a su horario laboral, procurando dormir todos los días igual número de horas y acostarse a la misma hora.


EJERCICIOS:


#1 MASAJES.

El masaje puede considerarse como una técnica, un arte o hasta una ciencia, ya que implica cuestiones biológicas, médicas, psicológicas y de otros ámbitos. Se considera que los masajes pueden ayudar a la relajación muscular, a aliviar dolores y a inducir el sueño.


Es importante destacar que nuestro cuerpo antes de presentar una crisis manifiesta sensaciones de olores o sabores, percepción de sonidos raros, visión borrosa, miedo/pánico, entre otros. Justamente hacerse un masaje en el momento preciso relaja la zona tensa, mejora la circulación, brinda confort, regula la tensión y esta puede evitar un ataque convulsivo.


Esto, realmente lo descubrí muy recientemente, cuando tuve una crisis en una sesión fotografía y en medio de la multitud se encontraba una doctora. Al terminar la fase postictal, que es el período de recuperación después de la convulsión, me hizo un masaje en el cuello y mi restablecimiento luego de la crisis fue de inmediato.


Desde entonces esto lo aplico cuando mi cuerpo está reluciendo algunas sensaciones y me funciona al 100%. Se los recomiendo.

#2 LOS “MANTRAS” DE LA SEGURIDAD.

Los mantras son frases de poder, son frases que te sirven de detonante para recordar la manera en la cual tú quieres actuar en una situación concreta. Por ejemplo, uno de los mantras que siempre me repito cuando siento un aura es “Todo está bien, tú estás bien, nada pasara.” Si la palabra tiene un gran poder, cada vez que la pronunciemos definirá en gran medida nuestro comportamiento.


Lo que sucede, es que nos aseguramos de “programar” nuestro cerebro casi tan parecido como lo hacemos en una computadora. cuando nos aseguramos de ingresar en el sistema la información correcta de modo que sirva para usos futuros. En nuestro caso se trata de crear pensamientos positivos para moldear nuestras acciones según que deseemos alcanzar. Recuerda siempre que la forma en que pienses, sientas y actúes es la base de tu rendimiento.

286 visualizaciones2 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page